Loading color scheme

Sonidoterapia Tibetana

El concierto de sanación con sonidos tibetanos es una sesión grupal de hora y media, en la que se escuchan, se interiorizan, y se asimilan las influencias energéticas y vibracionales producidas por diversos instrumentos de sonido-terapia y música, entre los cuales se destacan los cuencos tibetanos, elementos cóncavos de aleaciones complejas que responden a la percusión y al frotamiento produciendo un sonido parecido pero más profundo que el de las campanas.

Los beneficios

El sonido combinado de los instrumentos y de la voz gutural en un concierto de sanación, despierta en el sistema mente-cuerpo del escucha procesos de sanación y desintoxicación tanto neuroquímica como emocional, asociados con un efecto de armonización de los hemisferios cerebrales. Se produce una armonización de los centros y canales energéticos de los cuerpos sutiles, y todo esto genera un efecto de sanación integral.


Lo que se siente

En un concierto de sanación el escucha se interioriza y contacta estados más silenciosos de su propia mente. Un estado de profunda relajación y alegría interior, a la vez que una sensación de liberación y ligereza, caracterizan el estado psicológico del asistente a la sesión. Por su parte, el interprete de los instrumentos entra en un estado de trance, que le permite generar los sonidos instrumentales y de voz más adecuados a las características de la conciencia del grupo asistente. Muchas personas encuentran ideal también el ambiente de un concierto, para realizar sus prácticas de meditación.


Lo que fundamenta la sonido-terapia

Hay cada vez más investigación sobre el efecto terapéutico del sonido. Entre otras, las investigaciones de Hans Kayser, en la alemania de 1920 sobre el efecto de los armónicos, los aportes de Hans Jenny, el científico suizo fundador de la ciencia de la cimática sobre la relación sonido-forma, y las investigaciones de Barbara Hero sobre el efecto de la voz humana; respaldan las tradiciones esotéricas de los cabalistas, de los pitagóricos y de otras muchas escuelas que desde tiempos remotos han considerado al sonido como un gran agente en procesos de sanación y de crecimiento espiritual ”Healing Sounds”, de Jonathan Goldman.

 

Sonido-terapeuta

Fernando Baena (Swami Amano Gavaksha), durante su peregrinaje de 6 meses por diversas escuelas espirituales en India, en el año 2002, recibe conocimientos de sanación con Sonidos Tibetanos en la ciudad de Pushkar, India, de manos de Parvez, un discípulo de sanadores y de Monjes Budistas de Ladhak, una colonia tibetana.

Llámanos +57 310 864 8883
Messenger